lunes, 10 de septiembre de 2007

¡Qué desastre¡


Con mucho ánimo me puse a tejer un chaleco rústico con una lana que compramos junto a mi mámá en el sur, usé unos palillos fantásticos de raulí, estaba super entusiasmada hasta que con pavor comprobé que me faltaría lana para la mangas :(
Para superar esta frustración me dispuse con gran entusiasmo a darle vida. a unos amigurumis con los que soñé, desperté y sólo con restos de lana, crochet y toda mi intuición. el resultado fue bichitos de jardín que por lo menos a mis hijas le encantaron.
Me dispuse a fotografiarlos para inmortalizarlos antes que sus manitos rindieran cuenta de mis bichos, pero sólo entonces me acordé que presté la cámara.
Parece que no es mi semana.

2 comentarios:

Gabi dijo...

Nimporta!
Puedes hacerlos nuevamente, eso es lo mejor que hay! ;)
Y que hayas soñado con ellos, quiere decir muchas cosas, muchas cosas, Mae, no pierdas tu deseo de continuar con las labores de tu mamá.

Un abrazo primaveral para ti. Ya no te pierdas!!!

:)

Vero Mom dijo...

Gracias por pasar por mi Blog y dejar comentarios...

muy bonito tu sitio.

la historia de la gaviota y el gato es bellisima!

cariños,
te leo!

VeroMom